Estuviste

25/2/14

Estuviste.
Estuviste por él.
Estuviste por su ojos.
Estuviste por su sonrisa.
Estuviste por su pelo.
Estuviste por sus manos.
Estuviste por su cariño.
Me di cuenta. Lo noté.
Pero él, no.
Se iba con ellas.
No te hacía caso.
O no se dio cuenta.
Fuera lo que fuera, si te hubiese querido hubiera estado ahí.
Ellas hacían cosas, como tontear con él, abrazarle, jiji jaja, que tu no te atrevías a hacer.
Por que no eres así.
Por que eres diferente.
Por que le querías.
Se fue.
No volvió.
Ni volverá.
Y lo sabes.
Sin embargo, a pesar de todo, estuviste y estás por él.
¿Mi consejo?
Se fue de tu vida, deja que se vaya de tu pensamiento y de tu corazón.
Duele. Sí. Lo sé.
Pero más duele sufrir en silencio, y eso no vale la pena porque cuando antes le dejes ir antes volverás a ser feliz.
Blue Butterfly

La primera foto en la que fuimos fuertes.

13/2/14

La primera foto en la que fuimos fuertes.

La luz amarilla se filtraba por la ventana. Mi móvil marcaba las 9 de la mañana. Me doy la vuelta y me encuentro con él durmiendo profundamente a mi lado.

Me levanto intentando no hacer ruido mientras el sigue sumergido en sus sueños. Me pongo el batín y los calcetines y peucos y salgo del cuarto. Me arreglo el pelo y la cara en el baño y salgo a la cocina. Mientras caliento la leche en su taza preferida, pienso algo especial. Recuerdo que encima de mi escritorio hay unos post-it de colores. Me decido por uno azul clarito.
El microondas me llama. Saco la taza con cuidado y hecho dos cucharadas de Cola Cao. La pongo encima de la bandeja junto a unas servilletas y un platito con las cookies que preparé ayer. Mientras exprimo la naranja en el exprimidor voy pensando a ver que le escribo. El tamaño es pequeño y tengo que decirle tantas cosas...

Hecho el zumo en un vaso y lo pongo en la bandeja seguido del azucarero. También pongo unas fotos nuestras, como la de la primera vez que aparecimos en una boda como novios, cuando nos besamos en la playa al la orilla del mar y como la de cuando... Cuando... Cuando salimos de... la residencia. La residencia donde nos conocimos. Donde empezó todo. La primera foto en la que fuimos fuertes. Es difícil olvidar aquellos días.
Coincidimos en el mismo sitio para superar la depresión. Éramos incomprendidos. Nadie nos quería. Nadie nos entendía. Él no podía superar que la gente solo le buscara por su físico hasta intentaron abusar de él y por poco lo consiguieron y yo no podía superar el que me hicieran bullying en el instituto. En cierta manera nos entendimos. Sabíamos como cada uno se sentía, como ser acosado. Durante los largos y pesados meses conseguimos superarlo. Y cada día estoy más convencida que sin el apoyo, a parte de los especialistas y otros compañeros, del uno al otro no habríamos podido despertar de aquella pesadilla.

La tinta del bolígrafo dibuja sobre el papel azul. Sin pensarlo escribo:

Sin ti no hubiera sido posible. Jamás pensé que podía ser feliz como lo soy contigo. Gracias por todo mi amor. Te quiero. 

Y lo pego detrás de aquella foto. Lo organizo todo bien en la bandeja. Respiro hondo y siento como las lágrimas vuelven a bajarme al pecho.

Me dirijo al cuarto y abro suavemente la puerta para no despertarlo. Enciendo la luz de la lámpara y dejo la bandeja cuidadosamente en la mesilla de noche. Él sigue durmiendo. ¡Será dormilón! Con un tierno e intenso beso en los labios le despierto como hace él muchas veces antes de irse a la universidad. Ya se va despertando. Se refriega los ojos con las manos y se incorpora. 

-Buenos días -me dice.

Se incorpora y me besa.

-Buenos días -le digo mientras le entrego la bandeja. 

-Buff... ¡que buena pinta!

Se da cuenta de las fotos y las mira una por una detenidamente y sonríe. Y se emociona. Cuando ve aquella. Le da la vuelta y lee unas palabras y me abraza. Me sorprendió el hecho de que se diera cuenta de que había algo escrito detrás de ella.

Me abraza. Nos abrazamos. Me coge la mano y me dice:

-Esto es solo el principio de una nueva vida.

Sin saber porqué me pide que me levante y deja la bandeja encima de la mesilla. Se quita la camiseta. Se da la vuelta. Y ahí estaba. Su regalo. En la parte inferior de la espalda habían unas letras pequeñitas inyectadas en su piel, de color negro que decían:

Sometimes you have to fall before you fly.

'A veces tienes que caerte antes de volar' querían decir. Eran las 8 palabras que le decía durante aquellos meses y yo también tenía un tatuaje en la misma parte con la misma frase. 

Se gira y me dice:

-Esas palabras fueron la que me ayudaron a cambiar mi vida, y si no me las llega a decir nadie no estaría aquí.

Era imposible retener las lágrimas que antes habían bajado a mi pecho. 

Blue Butterfly

Premio :) #3

5/2/14

¡Hola!
Little Dreamer de 'Another girls blog', me ha nominado a este premio. ¡Mil gracias! Sus preguntas son muy interesantes y me alegra que me haya nominado para que laa conteste.
Allá voy:
- Cuando te despiertas, ¿qué es lo primero que sueles decir?
No suelo decir nada la verdad, respiro hondo e intento recordar el sueño que he tenido.
- ¿Cuál es la última canción que hayas escuchado?
'Cheque al portamor' de Melendi. Tiene un mensaje duro pero real. Me encanta.
- ¿Qué lugar siempre has querido visitar?
Alemania.
- ¿Tienes algun tipo de trauma craneoencefalico persuasivo leve? (osea, que si hay algo que te haya marcado)
La verdad es que no.
- ¿Si tienes un problema, prefieres callártelo o hablarlo con alguien?
Callármelo. Me han traicionado muchas veces y asi evito esa situación.
- ¿Te gustas tal y cómo eres?
Sé que no soy ni la persona más maja y simpática ni la persona más guapa del mundo. Aún así me siento agusto conmigo misma por tener imperfecciones y defectos y ser como soy.
- ¿Sueles confiar más en la família o en los amigos?
En la familia. Siempre.
- ¿Qué es lo que más odias entre todas las cosas del universo?
No hay nada que odie realmente.
- Explica con detalles la cosa más vergonzosa que te haya pasado jamás.
Era pequeña. En el día del depoete del colegio me tropecé corriendo y me lastimé el pie y la rodilla. Todos se rieron cuando me caí.
- ¿Alguna vez te han humillado públicamente? (a mí sí, continuamente)
Sí. Sobre todo cuando era pequeña. Ahora menos, aunque siempre están esas personas que hacen lo que pueden para humillarte y avergonzarte, pero a diferencia de antes, no lo consiguen. Ya no.
- ¿Cuales son tus hobbies o actividades en los ratos libres?
Me encanta el deporte. Cualquier deporte en la que las manos sean las protagonistas, me encanta y la verdad es que se me da bien. También adoro leer y escuchar música.
No voy a hacer nominaciones ni preguntas pues este premio ya lo hice hace tiempo. He hecho el premio por responder las preguntas.
Gracias. ;)
Blue Butterfly

Como las huellas de la arena

2/2/14

Como las huellas de la arena.
Necesito pensar. Respirar. Aquí dentro me siento encerrada. Me ahogo.
Me subo los vaqueros, me estiro la camisa y me cuelgo un jersey. Me pongo los calcetines y las botas y me enrrollo la bufanda al cuello. Me pongo el abrigo y salgo de casa.
Me dirigí a la playa. El viento me golpeaba de cara mientras mis botas aceleraban el paso.
En esa tarde de invierno necesitaba oler el agua salada del mar, sentir como la suave brisa me acariciaba y como mis pies se hundían en la arena seca. Oír el latido de las olas al compás del viento.
Me siento en la arena con los brazos rodeando las rodillas, y miro hacia el horizonte. Esa línea fina del fondo. A saber a donde llega el vasto mar azul. Lagrimillas corren por mis mejillas y el viento frío las seca rápidamente.
Ya está.
Ya te fuiste.
Ya no volverás.
Ahora volverás a lo que era antes tu vida y yo continuaré con la mía.
Dices que echarás de menos estos días que has estado aquí y a tus amigos.
Te vas sin saber el tiempo que has permanecido y permanecerás en mi pensamiento. En mi corazón.
Contabas los días que quedaban para volverte. Allá te echaban de menos.
Todos te quieren aquí y allá, pero nadie como yo. Pero tu te vas adonde eres feliz. Allá. Yo no puedo irme a ningún lado.
Me sentía agusto contigo. ¿Y tu conmigo? No lo sé. Nunca lo sabré. Lo único que me queda de ti son tus huellas en mi vida como las huellas que hay en la arena. Te echaré de menos. Y ojalá tu a mi también. Significaría algo. Positivo.
El día que encuentres la lágrima que acaba de caer en el mar, dejaré de echarte de menos.
Blue Butterfly